Sala de Prensa

Noticias

24/08/2011

Emotivo adiós a Jorge Matute en Valparaíso

La densa niebla, propia de las que sufren los habitantes de Playa Ancha en Valparaíso, no fue impedimento para que cerca de 800 personas llegaran hasta el Cementerio Parque del Sendero, para despedir los restos de Jorge Matute que llegaron hasta la Quinta Región cerca de las 17 horas de este miércoles 24 de agosto, para ser sepultados.

Interpretando el inmenso amor que Jorge tenía por su ciudad natal, su familia decidió recorrer primero, las principales avenidas de Valparaíso, donde nació, se crió y se educó, en el colegio Rubén Castro.

Tras una hora de recorrido, el cortejo llegó hasta el Campo Santo elegido por el propio Jorge, quien no sólo pidió a su hermano Rubén que lo sepultaran en el Cementerio Parque del Sendero, porque lo encontraba acogedor y con vista al mar, sino que determinó el lugar preciso de la sepultura, sobre una loma rodeada de una generosa vegetación.

Los restos de Jorge fueron recibidos por el Coro de Refinería Aconcagua integrado por 34 personas, que dirige Eduardo Villalobos, y reforzados por un conjunto de cuerdas de músicos que pertenecen a las diversas orquestas sinfónicas de la Quinta Región.

Mientras cantaban la melodía de Ave Verum de Mozart, se produjo el lento acceso del féretro que portaban sus cinco hijos y, acto seguido, se inició el responso que ofició el Padre Ignaciano, Luis Roblero, Rector del Instituto de Formación y Capacitación popular, INFOCAP, también amigo de Jorge Matute.

En la homilía, el Padre Roblero, destacó las numerosas cualidades de Jorge, entre éstas, su claridad frente a los temas sociales.

“Fue un eterno luchador de las causas justas y ese es uno de los tanto legados que nos deja. Vivió preocupado del bienestar de los trabajadores de ENAP y en todas las instancias, relataba detalles del devenir de la Empresa. No es fácil despedir a un padre y a un amigo porque Jorge se ganó el respeto y el inmenso cariño de todos nosotros”, afirmó.

“Hoy despedimos a un hombre bueno y a un luchador y los invito a dar gracias a Dios por la vida de Jorge. Estamos aquí para recoger testimonio de lo que nos dejó Jorge Matute porque fue un hombre consistente con sus ideas y tremendamente coherente y comprometido con ellas”, destacó el Padre Luis Roblero.

Terminado el Responso, su hermano Rubén Matute presentó a cada uno de los oradores recordando que, en el Velatorio, cientos de autoridades, compañeros y amigos, tuvieron la oportunidad de hacer uso de la palabra y de manifestar sus sentimientos por Jorge, señalando que ésta ceremonia sería principalmente familiar.

A continuación, el propio Rubén hizo una completa semblanza sobre su hermano. “Este es un día apropiado para Jorge: un día helado, duro, un día de lluvia, y cuando la vida es dura se enfrenta con mayor pasión y con mayor energía, y eso es lo que hizo Jorge a lo largo de su vida. Somos de una familia muy pobre, pero con esfuerzo salimos adelante. En este momento uno siente un legítimo orgullo y una alegría muy grande de que una persona humilde, como era Jorge, en este momento esté acompañado de las autoridades, amistades, de sus compañero de colegio y de quienes con mucho sacrificio han llegado hasta acá”.

“Agradezco a los ejecutivos de ENAP, especialmente al Gerente General, don Ricardo Cruzat y quiero destacar como lo conversamos en la familia, que el señor Cruzat, en cuanto llegó a la Empresa hace tres semanas, llamó a Jorge para saber de su estado de salud y ese es un gesto que Jorge valoró mucho y nosotros también como familia. También agradecemos a los Dirigentes Sindicales, quienes estuvieron siempre cerca de mi hermano. Muchos de ellos lo acompañaron incluso día y noche en sus últimos días, mientras estaba en la Clínica”.

Rubén Matute destacó también con especial énfasis las cualidades paternales de su hermano Jorge, admitiendo que fue un padre cercano, preocupado de las notas, del desarrollo personal y profesional de sus hijos y orgulloso de Álex quien hoy es Abogado; de Claudio, quien también es Abogado; de Fernanda que está terminando su carrera de Tecnología Médica; de Matías que cursa octavo básico y de Juan Pablo, el más pequeñito, con sólo dos años y medio.

A su vez, Rubén Matute, sobrino, habló en representación de los primos, destacando que su tío fue un porteño de tomo y lomo, orgulloso de haber estudiado en el Rubén Castro e hincha del Wanderers. También valoró su amor por la historia de Valparaíso, su gente y su pasión por la vida y la bohemia.

“Jorge Matute fue consecuente como dirigente. Estaba disponible las 24 horas en los siete días, siempre dispuesto a atender las necesidades de los socios y compañeros.

Tras dos interpretaciones más del Coro de Refinería Aconcagua, con “Panis Angelicus” de César Franck y “Gratias Agimus Tibi” de Antonio Vivaldi, el ambiente se tornó adecuado para que los hijos de Jorge expresaran sus sentimientos ante la partida de su padre.

“Si algo heredé de ti padre, es tu fortaleza y capacidad de lucha. Cuando murió Coke, me dijiste que teníamos dos opciones: una, quedarnos llorando en la casa y la segunda, salir a la calle a luchar por la verdad”, dijo Álex con su voz entrecortada.

“Hoy te pido permiso para llorar, porque desde mañana me pondré a luchar por la verdad de la muerte de Coke y por los más débiles, como siempre lo hiciste”, agregó.

En tanto, Fernanda recordó la ciudad natal de su padre, y dijo que, “en Valparaíso naciste y en esta ciudad querías estar. Recuerdo los paseos contigo por los cerros, cuando era chica y tu amor por Wanders. Siempre fuiste un padre ejemplar, preocupado de todos los detalles”.

A su vez, Claudio, visiblemente afectado y con lágrimas como sus hermanos, repitió  varias veces, ´"papá, no me imagino la vida sin tí y no sé cómo voy a poder vivir ahora. Dejaste en mí profundas huellas, y nunca olvidaré nuestras salidas a comer, con largas conversaciones sobre la vida y sobre nuestros problemas cotidianos”.

Tal como lo definió la familia, fuera de los miembros de ésta, sólo hicieron uso de la palabra, el Presidente de Fenatrapech, Clemente Gálvez, el Presidente del Sindicato de Trabajadores de Enap Petrox, Jorge Fierro y el Presidente de la Federación Nacional de Trabajadores del Cobre, Raimundo Espinoza.

Clemente Gálvez, destacó la amplia trayectoria y el aprendizaje que, en lo personal, le dejó Jorge, “Lo conocí hace más de 30 años y compartimos muchos ideales. Lo acompañé por varias ciudades de Chile, marchando por la verdad de la muerte de Coke".

"Cuando llegó el momento de su muerte, descansamos todos porque Jorge sufrió mucho en los últimos momentos de su vida. Tenemos un legado y un compromiso muy fuerte que nos dejó Jorge: mantener a ENAP como una Empresa Estatal”.

“Hay un doble sentimiento de pena y también de tranquilidad. Nos deja una vara muy alta como dirigente. Nuestras luchas no son fáciles y no son siempre comprendidas. Hoy debemos seguir trabajando motivados por lo que Jorge siempre luchó: mantener una empresa estatal, petrolera, energética, porque creemos que efectivamente esto deber así. Vamos a seguir trabajando para constituir una organización nacional de los trabajadores de la minería y la energía, porque tenemos un legado y un compromiso, y se lo debemos a Jorge”.

Jorge Fierro, a su vez, coincidió con Clemente Gálvez en resaltar su carrera sindical y sostuvo que, “hoy estamos entregando a la tierra un imprescindible. Un luchador de toda la vida, y hoy es cuando Chile necesita imprescindibles”.

Agradeció a la familia por brindar la oportunidad a los Dirigentes Sindicales, a los compañeros y trabajadores de ENAP, de compartir la despedida de Jorge. Recordó que “fue muy emocionante llevar a Jorge a la Refinería para despedirlo. Lo paseamos por la Planta y todos sus compañeros lo saludaban, le tocaban la bocina, y toda la noche pudimos acompañarlo. Hoy Jorge está con nosotros, sólo transformó su estado, sólo cambió su estado de energía”, afirmó.

Dijo que Jorge Matute dejó tres mensajes a los trabajadores:

“No perder la capacidad de lucha; no sentir vergüenza por los beneficios logrados como organizaciones sindicales, sino que valorar la historia y logros del sindicalismo petrolero; y amar, porque Jorge dedicó 41 años a ENAP y de ellos, dedicó 30 años al sindicalismo, la mitad de su vida”.

El único orador externo a ENAP fue Raimundo Espinoza. El Dirigente destacó, que, “el gran sueño de Jorge fue formar una gran Federación de Trabajadores de la Minería y Energía, que hoy tenemos. Jorge se ha ganado un sitial no solamente entre los compañeros del petróleo”.

“Jorge enfrentó un gran desafío: demostrar que ENAP podía ser una empresa eficiente en manos del Estado. Por eso construyó grandes acuerdos, como lo hicimos nosotros en Codelco. Te despedimos con mucho cariño y te vamos a extrañar, pero vamos a tomar tus banderas para hacer efectivo y hacer carne lo que tú pensabas: formar una gran organización que nos reúna a todos los trabajadores de las Empresas del Estado y las empresas privadas, para defender nuestro patrimonio nacional”.

En suma, el último adiós a Jorge Matute, fue realmente emotivo.

Bajo un toldo que, en parte aplacaba el frío reinante mezclado con una densa neblina, los amigos, familiares y compañeros de Sindicato y del colegio Rubén Castro, permanecieron visiblemente acongojados y profundamente entristecidos.

Mientras tanto, los hijos y hermanos de Jorge se fueron quedando junto a la sepultura para vivir en intimidad, su pena y dolor, tal como pidieron a la prensa y a los asistentes al comienzo de la ceremonia.

Jorge Matute vivía intensamente y la música también estaba entre sus pasatiempos preferidos. “Gracias a la Vida”, era una de sus canciones favoritas y otra infaltable en su vida era “La Joya del Pacífico”, y ésta última canción, que revela el amor por Valparaíso, lo fue despidiendo lentamente, dejando a su paso entre los presentes, la sensación de haber despedido a Jorge como él lo merecía: con sentimiento, con amor, y con recuerdos imborrables que, como dijo el dirigente Jorge Fierro, las muchas cualidades de este luchador imbatible, lo transformaron en un “imprescindible”, que permanecerá en la memoria colectiva del país y de las Regiones donde vivió y sembró su capacidad indesmentible de lucha, de consistencia y de defensa de sus ideales.