Sala de Prensa

Noticias

11/01/2011

Departamentos de Refinería Bío Bío de ENAP cumplieron 16 años sin accidentes

En realidad es una verdadera proeza, pero que no es fruto de la casualidad, sino de un trabajo metódico de años. Los Departamentos de Ingeniería de Plantas e Ingeniería y Construcción, además de los Directores de Proyecto Bío Bío, desde diciembre de 1994 que no sufren un accidente con tiempo perdido, y cumplieron satisfactoriamente la meta N° 12 de Prevención de Riesgos. En total fueron 12 periodos con cero accidentes, que significan 16 años sin accidentes con tiempo perdido.

El Jefe de Departamento de Ingeniería de Plantas, Franklin Camus, destacó el resultado obtenido por la quincena de personas que integran su unidad. “Es muy importante este logro, porque está dentro de las principales preocupaciones que tenemos como estamento. Cada año se hace un trabajo en los programas de prevención de riesgos, con varias actividades en las cuales participan todos los integrantes del Departamento, y cuyo último fin es no tener accidentes”, subrayó.

En ese mismo sentido, el Jefe del Departamento de Ingeniería y Construcción, Héctor Lagos, señaló que, “ésta tarea no ha sido fácil, pues la mayoría de los integrantes del equipo habitualmente trabajan en las plantas, y en el caso de los integrantes de la División Construcción, lo hacen en forma continuada”.

“Este premio es un gran honor para este Departamento y los Directores de Proyecto de la Gerencia de Desarrollo de Proyectos. Haber obtenido esta meta, considerando que nuestra labor es en terreno y está relacionada con modificaciones a las instalaciones, ampliaciones de plantas y proyectos de inversión, es un logro muy importante para este equipo de trabajo interdisciplinario. Nuestro esfuerzo es mantener esta meta, y seguiremos trabajando día a día con el objeto de mejorar en prevención de riesgos, tanto con nuestro personal propio como también con el contratista”, explicó Lagos.

El secreto del éxito

La fórmula para mantener estas cifras positivas, ha tenido sus dificultades en el tiempo. Consiste en mantener de manera constante y permanente un reforzamiento de los estándares en prevención de riesgos que tiene Refinería Bío Bío.

También implica un repaso de cada uno de ellos, ver donde existen algunas falencias, reforzarlas, y desarrollar charlas de seguridad sobre la base del Programa Anual de Prevención Total de Riesgos (PTR), que contempla, por ejemplo, las charlas de cinco minutos, experiencias de otras industrias, cursos de capacitación y el analizar los distintos accidentes con y sin tiempo perdido, que ocurren en la Refinería y en ENAP.

“Los analizamos uno a uno y en detalle en las reuniones internas, lo cual nos permite, de alguna manera, reforzar esta actitud de enfrentar cada día en mejores condiciones las tareas y dificultades que se puedan presentar en estas materias en nuestras instalaciones. Nuestra División Construcción, que es una unidad muy expuesta a accidentes, indudablemente, ha requerido un trabajo permanente para mejorar el conocimiento y la forma de enfrentar los trabajos de construcción y montaje de las plantas, ya sea a través de modificaciones, obras menores y proyectos de inversión”, señaló Lagos.

Franklin Camus agregó a esta fórmula dos conceptos: “Cada uno debe ser responsable de su autocuidado, de estar atento, de no cometer actos inseguros, pero, por otra parte, también hacerse responsable de los demás. El sólo hecho de ver alguna acción o condición de riesgo en el resto del equipo, debe ser el detonante de una acción de mejora. El hecho de levantarlas, de hacer sugerencias, de dar un aviso, dar una alerta es primordial. Todos y cada uno han ayudado a que se vayan cumpliendo estas metas”.

Finalmente, el levantamiento de los riesgos previo a cualquier faena también es fundamental, y en esta tarea el personal de operaciones ha sido relevante. “Nos entregan lineamientos en las áreas operativas. Cualquier trabajo que se tenga que realizar en una determinada área, pasa por una coordinación y una planificación de la actividad con el dueño del área. Ellos cumplen un rol muy importante en hacernos ver los riesgos a los cuales podemos estar expuestos”, concluyó Camus.

Hualpén, enero de 2011.