Sala de Prensa

Noticias

28/09/2009

ENAP concluyó proyecto pionero para ahorro de energía en Punta Arenas

Con el propósito de demostrar que es posible el uso óptimo y el ahorro de energía calórica en una vivienda de autoconstrucción, ENAP, junto con el Sindicato de Trabajadores de ENAP Magallanes y la colaboración técnica de la Universidad de Magallanes, concluyeron exitosamente el proyecto de intervención térmica de una vivienda popular, ubicada en la calle Ladrilleros N° 0580, en el sector sur de Punta Arenas.

La iniciativa recibió los elogios de ilustres visitantes, encabezados por el Ministro de Minería, Santiago González, que el pasado 24 de septiembre conocieron los trabajos realizados en esta la vivienda. También estuvieron el Presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Álvarez; el Intendente regional Mario Maturana; el Gerente General de ENAP, Rodrigo Azócar; la diputada Carolina Goic; el presidente de Fenatrapech, Jorge Matute; el presidente del Sindicato de Trabajadores de Magallanes, Jorge Balich; la presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos, Rosa Zúñiga; empresarios y ejecutivos de ENAP.

El encuentro se caracterizó por su emotividad gracias a las sinceras palabras de agradecimiento  de la familia beneficiaria y a la exhibición de un documental que resumió todas las etapas de la intervención en la casa, ubicada en un barrio popular de la ciudad austral.

Un momento especial de la ceremonia fue cuando el Gerente General de ENAP, Rodrigo Azócar, hizo entrega al Intendente Maturana de una Minuta Ejecutiva del proyecto, con el propósito de que a futuro el Gobierno pueda materializar su compromiso de continuar y/o replicar una gestión sistemática de apoyo a las viviendas populares de autoconstrucción, para hacerlas más eficientes en el uso de energía.

El Gerente General de ENAP dijo que esta iniciativa “tienen una alta rentabilidad social, por cuanto con trabajos de aislamiento térmico y control de infiltraciones en viviendas populares autoconstruidas, contribuye al ahorro de costos y a una mejor calidad de vida”. El ejecutivo agregó que “ésta es una potente señal de eficiencia energética, posible de replicar en otras viviendas y en otras ciudades, sobre todo del sur del país, sobre la base de la colaboración de actores públicos-privados”.

Cabe destacar que este proyecto también recibió el apoyo de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos y del Gobierno Regional de Magallanes. La familia beneficiada por esta experiencia piloto está conformada por doña María del Carmen Peranchiguay (madre); su hija Marianela Ojeda, y la nieta de aquélla.

Marianela Ojeda manifestó que “esto es un sueño hecho realidad y no tengo palabras para describir cómo quedó mi casa; por eso estamos muy agradecidas por el aporte que nos hicieron ENAP y todas las instituciones que nos ayudaron”. Explicó que antes de esta intervención, “había que cerrar todas las puertas de los dormitorios, tener los dos calentadores a gas encendidos y aún así nos moríamos de frío”. Pero ahora esto se acabó: “Un solo calentador sirve para toda la casa. No es necesario más que eso y ahora vivimos más felices”.

Tareas realizadas

En el proyecto conocido oficialmente como “Reacondicionamiento higrotérmico de una vivienda en Punta Arenas”, las obras estuvieron destinadas al mejoramiento higrotérmico para elevar el desempeño energético de la vivienda por medio de reducir las pérdidas de calor y de infiltración de aire frío del exterior. “También se procedió al mejoramiento en la funcionalidad en aspectos de estructura, de regularización de sus instalaciones y también estético, y si bien estrictamente no cumplen un objetivo de ahorro energético, no era posible soslayarlas en esta ocasión para realizar una faena completa”, explicó el arquitecto Cristián Ortega, del Centro de Estudios de Recursos Energéticos de la Universidad de Magallanes (CERE-UMAG).

Los muros exteriores se cubrieron con una capa de película impermeable de polietileno, piezas de poliestireno expandido aislante de 50 mm de espesor entre pies derechos y rellenos, y papel fieltro.

El entretecho se cubrió con aislante de lana mineral en rollos y en el piso se colocó una lámina de espuma y sobre ésta, linóleo con terminaciones lineales de sujeción a las paredes, de manera de servir de barrera térmica y de humedad para el interior de la vivienda. En la techumbre se repararon aleros  para impedir entrada de aire y lluvias, y se cubrieron los sobrecimientos para mejorar la hermeticidad de la base de los pisos.

Fue necesario, además, hacer reemplazo y reparación de instalaciones de servicios básicos, para obtener una debida certificación de la vivienda. Junto con ello se aprovechó de hacer una redistribución de los espacios interiores y la reubicación del artefacto de cocina, a fin de utilizar mejor la energía térmica, ganando también en aspectos estéticos interiores.

Los ahorros efectivos por reducción en el consumo de gas se podrán comprobar solamente luego de un año de operación de la vivienda, bajo las nuevas condiciones. Sin embargo, la experiencia de CERE-UMAG en reacondicionamiento de 20 viviendas con las mismas técnicas empleadas, permite esperar ahorros en torno de un 20% promedio anual.

Estimando un ahorro en el consumo futuro de gas de la vivienda de 20%, y tomando en cuenta el precio actual del gas natural en Punta Arenas, ello significa unos $76.500 al año, es decir, un ahorro importante para una familia de bajos ingresos, sobre todo en la época invernal.

Punta Arenas, septiembre de 2009.