Proyectos

Cerro Pabellón

Cerro Pabellón

Enel y ENAP pusieron en marcha Cerro Pabellón en septiembre de 2017, la primera planta geotérmica de Sudamérica y la primera a gran escala construida a 4.500 metros sobre el nivel del mar en el mundo.

Cerro Pabellón

Ubicada en el desierto de Atacama, comuna de Ollagüe, Región de Antofagasta, está compuesta por dos unidades de una potencia instalada bruta de 24 MW cada una por un total de 48 MW de capacidad. En plena operación será capaz de producir alrededor de 340 GWh al año, lo que equivale a las necesidades de consumo anual de más de 165.000 hogares chilenos, evitando la emisión a la atmósfera de más de 166.000 toneladas de CO2 cada año.

La construcción de Cerro Pabellón representó un desafío técnico y humano que fue abordado con éxito gracias al esfuerzo de un equipo altamente especializado que trabajó en medio de la belleza y dureza del desierto. Este hito constituye el punto de partida de un nuevo camino en el desarrollo de la energía para impulsar el crecimiento del sector geotérmico, que puede aprovechar un potencial y disponibilidad de recursos significativos.

Con Cerro Pabellón se cerró un capítulo en la búsqueda por emplear la geotermia en Chile y comenzó una nueva etapa. Un esfuerzo de casi cien años, que incluye el primer comité geotérmico creado por CORFO y ENAP hace cinco décadas atrás, y que ilustra justamente el rol que nuestra empresa tiene hoy de articular proyectos y soluciones que impulsen un futuro energético sustentable.

Asimismo, Cerro Pabellón obtuvo el “Sello de Excelencia en la Gestión de Gases de Efecto Invernadero” del Programa Huella Chile del Ministerio de Energía. Es la primera vez que un proyecto en Chile recibe este reconocimiento que destacó las medidas utilizadas en el campamento durante todas las operaciones de desarrollo del proyecto para cuantificar, reducir y neutralizar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Cerro Pabellón es una planta de alta entalpía a ciclo binario e incorpora las tecnologías geotérmicas más avanzadas para garantizar un óptimo funcionamiento frente a las condiciones extremas de su ubicación, caracterizada por una elevada oscilación térmica y la gran altitud geográfica. Además, el fluido geotérmico extraído de los pozos de producción, una vez completado el ciclo de generación en la planta, se inyecta nuevamente en el reservorio, garantizando la disponibilidad y sostenibilidad a largo plazo del recurso geotérmico. Una de las particulares características de la geotermia es su capacidad de producir energía de manera continua, las 24 horas del día.

La planta, cuya construcción requirió de una inversión cercana a los 320 millones de dólares, es propiedad de Geotérmica del Norte SA ("GDN"), una empresa conjunta controlada por la sociedad de Enel para las renovables en Chile, Enel Green Power (EGP) y ENAP. La primera unidad de 24 MW comenzó a entregar energía al sistema de transmisión Norte Grande (SING) a fines de marzo de 2017, mientras que la segunda unidad está en pleno funcionamiento desde octubre pasado.

Tras el último proceso de licitación eléctrica, efectuado por la Comisión Nacional de Energía en 2017, ambas empresas se adjudicaron algunos de los bloques, lo que gatillará la construcción de una tercera unidad.