Sala de Prensa

Noticias

De izq. a der.: Carlos Ruiz de Gauna y José Antonio de las Heras, de Enagás; Marcelo Tokman, Gerente General de ENAP; Sebastien Sherman y Bruce Crane, de Borealis; y Marco Arróspide, gerente de Gas y Energía (G&E) de ENAP.

De izq. a der.: Carlos Ruiz de Gauna y José Antonio de las Heras, de Enagás; Marcelo Tokman, Gerente General de ENAP; Sebastien Sherman y Bruce Crane, de Borealis; y Marco Arróspide, gerente de Gas y Energía (G&E) de ENAP.

11/04/2017

Fondo de inversión canadiense Borealis compra 34,6% de la propiedad del terminal GNL Quintero

ENAP mantendrá su participación en 20%, mientras Enagás mantiene participación del 45,4%. Con esta transacción, Borealis concreta por primera vez su entrada en el país.

El fondo de inversión canadiense Borealis concretó su entrada al país mediante la adquisición del 34,6% de la propiedad del terminal de regasificación de Gas Natural Licuado Quintero (GNL Quintero), ubicado en la V Región de Valparaíso. De esta manera, formará parte de la sociedad controlada por Enagás, en la que ENAP tiene una participación equivalente al 20%. 

Borealis es el brazo dedicado a la infraestructura de OMERS, el fondo de pensión de los empleados municipales de Ontario, Canadá. 

La entrada de Borealis a GNL Quintero se materializó mediante la compra de parte de la participación de Enagás, adquiriendo de Enagás un 19,6% procedente de la venta de la participación de Oman Oil en GNLQ y un 15% a través de una opción de compra de propiedad de ENAP.

Cabe recordar que en 2016 Enagás aumentó su participación en el terminal mediante la compra del 20% de ENEL y el 20% de Metrogas. En ese entonces, ENAP acordó con Enagas establecer una opción de compra por el 15% de la propiedad, con la opción de traspasarla a un tercero.

ENAP cedió esta opción a Borealis, y a su vez apoyó la gestión de venta de la participación de Enagás, actuando como articulador de la operación.

GNLQ es un terminal de recepción, almacenamiento y regasificación de GNL, y abastece de hidrocarburos a la zona central de Chile de forma permanente y segura. Inaugurado en octubre de 2009, tuvo un costo de US$ 1.066 millones y considera los más altos estándares de calidad, seguridad y respeto por el medio ambiente en su diseño, construcción y operación.