La Empresa

La Empresa

ENAP en GNL Quintero

ENAP en GNL Quintero

ENAP tiene un 20% de participación en GNL Quintero S.A. (GNLQ), que es un Terminal de recepción, almacenamiento y regasificación de Gas Natural Licuado (GNL) que opera en la bahía de Quintero, Quinta Región, y abastece de Gas Natural, en forma permanente y segura a la zona central de Chile.

El Terminal, inaugurado en octubre de 2009, tuvo un costo de US$ 1.066 millones, y considera los más altos estándares de calidad, seguridad y respeto por el medio ambiente en su diseño, construcción y operación. Junto a nuestra empresa, también son socios, BG Group, Enagás, Endesa Chile y Metrogas, con un 20% de participación cada una.

BG Group abastece de GNL al Terminal mediante barcos que vienen a Quintero desde diversos países, tales como Trinidad y Tobago, Egipto, Nigeria y Guinea Ecuatorial, entre otros.

Beneficios y características

El GNL tiene grandes beneficios: proporciona un suministro estable y seguro de Gas Natural Licuado para las termoeléctricas, las industrias y el sector residencial de la zona central, y eventualmente, al resto del país. También ha contribuido a mejorar la calidad del aire en la Región Metropolitana y de la propia zona central.

El Terminal GNL Quintero es la obra de mayor magnitud que se construyó en el país en el ámbito del gas natural, y fue el primero de su tipo en Sudamérica. Incluye un muelle de 1.878 metros de longitud, 5 brazos de descarga y retorno de vapor, 2 estanques de 160.000 m3 y otro de 14.000 m3. Los estanques están diseñados para resistir grandes sismos bajo normas internacionales (entre las que destacan la norma norteamericana NFPA59A).

Desde que fue concebido y entregado a ENAP como modelo de negocio, estableció importantes lazos con la comunidad de Quintero y desarrolló obras de interés comunitario como medidas de mitigación. En su período de construcción entregó trabajo a unas 4 mil personas.

En la actualidad, el GNL es una importante fuente de abastecimiento para muchos países. Su industria ha ido creciendo en forma permanente desde los primeros envíos que llegaron a Europa en 1964.

A consecuencia de una creciente demanda por Gas Natural en países cuya producción doméstica no alcanza a cubrir las necesidades locales, el comercio global de GNL ha crecido a una tasa cercana al 8% anual desde fines de los ’70.